domingo, 18 de abril de 2010

Asómate...

Asomándote al acantilado
cerrando los ojos
dejas que continue tu alma
desprendes las excusas
y sus probabilidades.
Creerás en el amor
que no consuma
la esencia
y encienda los sentidos.
No dudarás de tu corazón
no permitirás la traición
de la razón.
Penetrarás en las circunstancias
accederás a la profundidad emocional
traspasarás la puerta de entrada
descubrirás los sentimientos no expresados
los motivos secretos...
Despejarás la incertidumbre
atravesando el fuego ardiente
de la vida.
anubia2001

2 comentarios:

María Jimena Gatica dijo...

Hay que tener valentía para arriesgarse al fuego, creo que de los últimos poemas y escritos, este tiene un encanto personal... la incertidumbre,la enseñanza y el aprendizaje, de vivir cada día, como si fuese el último! De eso se trata!

TKM,

Besote!

Ari dijo...

Siempre debe estar uno cerca del acantilado.
Gracias por tu comentario, un saludo.