lunes, 11 de mayo de 2009



Tú quien escalando las escarpadas
paredes de mi alma
le has robado una sonrisa
tú quien arropó mi frío corazón
con tu sensible seducción
quien me ofrece el néctar
que nunca he probado
tú que pones un ramillete
de violetas en mi mirada
quien con sus palabras abraza
mi alma hasta estremecerla
tú que a las olas de ternura
de mi profunda timidez
le has robado un te quiero
tú que a los labios ya dormidos
le has dibujado un beso
tú que a la penumbra de mis sueños
le has regalado la luna
tú has sido quien me devolvió
la estrella que me robó en destino
y tú quien desnudó las frases
que tenía colgadas en mi alma.

Ana Fernández Chica

No hay comentarios: