domingo, 10 de mayo de 2009

Todo el tiempo del mundo


Todo el tiempo del mundo para esperarte
tengo todas las auroras y los atardeceres
Tengo la luna llena, el sol ardiente
y la brisa de diciembre
entre los matarratones para recordarte.

Tengo mil versos no escritos
mil sueños no soñados
tengo caminos no andados
y sentires no descritos.

Tengo luces en las noches
encendidas por tus ojos
puedo buscarte en las sombras
y encontrarte en el silencio
y en un descuido del tiempo
colarme por los segundos
y llegar a lo profundo
al límite de lo eterno
donde converge el infierno
en simultánea presencia
con la gloria deseada,
la gloria de tu mirada
y el infierno de tu ausencia.

Autor Desconocido

No hay comentarios: